martes, 25 de noviembre de 2008

Facebook nos esclaviza.

Actualmente se esta poniendo de moda que todos nos registremos a una red social, como Hi5, Facebook, Tuenti, Netlog y un largo etcétera, para que todos los amigos y conocidos tengan la posibilidad de contactar con nosotros. Y a veces, las cosas divertidas y gratuitas esconden cosas que no nos gustaría saber.

Las redes sociales, y concretamente Facebook, no es una simple red social, sino que es un modo de esclavitud personal a la que uno mismo se aboca para ser el mejor y el mas popular entre sus amigos. Además, que los amigos se retan en diversos juegos en el que a veces las partidas están amañadas por diversos programas que hacen que obtengamos una puntuación imbatible.

Pero volviendo al tema principal, la esclavitud empieza en el mismo momento en el que validas tu cuenta; empezando por los datos de tu perfil, para continuar con tu visible lista amigos, amigos de tus amigos que quizás conozcas, y amigos que no conoces y que en tu vida has conocido, pero que engrosan tu lista de amistades, y en la mayoría de los casos lo correcto seria decir falsas amistades, ya que se agregan por el he hecho de haber podido intercambiar al saludo con aquella persona, pero nada mas. La esclavitud continua con los test que los usuarios tienen la posibilidad de realizar para conocer facetas ocultas que en muchos casos resultan falsas, porque el creador del test no tiene muchos conocimientos de la causa, y en otros casos, simplemente porque el test esta creado para mofarse de la gente. Estos resultado aparecen en nuestro perfil y todos nuestros amigos los pueden ver; la lista continua por conocer los gustos de las personas por su perfil, pero también por los grupos de fans a los que la gente se une, dejando ver su parte mas bizarra que nadie pensaría jamás tener.

En resumen, Facebook, como cualquier otra red social, es muy útil en su justa medida y siempre que se use con seriedad. Pero lamentablemente en estas cosas tarde o temprano desaparece la seriedad y la cosa se convierte en un maremágnum del que siempre podremos salir muy perjudicados. Si esta red se usa mal, Facebook conocerá quien somos, donde vivimos, donde estudiamos, que aficiones tenemos, de que trabajamos, que tipo de amigos tenemos, que tipo de juegos nos gustan, con que perdemos el tiempo, y lo peor de todo es que gracias a nuestra red de amigos sabrán sin problemas que es lo que hacemos cuando salimos de marcha, que hacemos con los amigos, a donde vamos… de modo que toda nuestra vida esta siendo regalada a una red social que algún día desaparecerá, pero que tendrá nuestros datos y sabrán todo sobre nuestras vidas.

6 comentarios:

CharlyChip dijo...

Un acertado juicio en mi opinión.

Para mas inri todas las chorradas que tiene estas redes para añadir son en un noventa por ciento memeces que no superan el nivel mental de parvulario pero siempre habrá alguien que te pida que las añadas para aceptar uno de sus envios.

Un saludo

CharlyChip dijo...

Cuando te das cuenta estas mas enredado que con todo el resto de funcionalidades de la red, sin la mitad de utilidad y tienes la vida mas atada que un salchichon...

Luego que nadie se lo tome a mal cuando decides desactivar tu cuenta.

Bueno, de toda cosa que haces algo aprendes, así sea a no volver a hacerla mas ;-)

Domingo dijo...

Revelar datos personales e información delicada con la alegría con que lo hacemos en Internet, algo impensable de hacer en un bar o en un parque por ejemplo, nos pasará factura, ya lo está haciendo, en nuestra intimidad y privacidad, con todo lo que eso conlleva de consecuencias nocivas. El Gran Hermano orwelliano nos vigila y de qué manera.

Andrés Paredes dijo...

Las herramientas no esclavizan.
Somos nosotros los que creamos esa dependencia.
Si no dispones de mucho tiempo libre es imposible llegar a todo.
Esclavizarse por algo intangible que impone estar todo el día delante de una pantalla lo veo, más bien, como una ventana al exterior para personas que están imposibilitadas.
En ese caso todas las redes sociales sean bienvenidas.
Un saludo, Alberto.

CharlyChip dijo...

Digamos que facebook, como cualquier otra red social tiene su parte util y su parte lúdica.

Me gusta aprovechar la parte útil Andrés pero no todo el mundo centra su atención en ella, para mucha gente la parte lúdica es lo principal.

Esas herramientas pueden ser un tanto molestas si se abusa de ellas.

En cuanto a la faceta de difusión poco controlada de información pienso como tu Domingo. Es un peligro. No me fio de las supuestas garantias éticas sobre su uso. Lo que nos salva es que la mayoría es simplemente trivial y tiene fecha de caducidad... Aun así lo que queda puede ser peligroso si no se administra con moderacion y cuidado.

La mayoría de la gente no revisa la configuración de privacidad hasta que tropieza con la primera piedra... Algo similar a la navegación de mucha gente durante años por la red sin usar un cortafuegos y un antivirus...

Hablamos con cualquiera de cualquier cosa borrando de un plumazo el pudor y la prudencia sin tener en cuenta que de muchos no sabemos absolutamente nada que hayamos podido comprobar que es verdad y a menudo ni siquiera los conocemos de largo tiempo ni siquiera a través de la red.

Un saludo

Alberto Soria dijo...

La vision de Andres es correcta. Facebook es muy util, pero deja de serlo en el momento en el que dejamos ver nuestra vida privada.
Yo tengo una cuenta en Facebook, pero no he rellenado el perfil y los tests los hago cuando me aburro, los amigos los justos, y mas que nada, los juegos es lo que mas uso para competir con los compañeros de universidad.
Pero para conocer todos los datos de mi vida, prefiero que la gente use la vida real.

Saludos a todos.