martes, 20 de enero de 2009

El jinete de la medianoche



Tal vez, solo tal vez, esta media noche vengan de camino los cuatro jinetes del apocalipsis...

El paro, la pobreza, la falta de asistencia social y la locura. Cuatro jinetes modernos de un apocalipsis de cartón piedra en el teatro de la vida. Viajan hacia la medianoche para saborear su victoria a lomos de sus pegasos surfeadores del sol de media noche.

¿Quién en esta película de terror-ficción ha proporcionado monturas a estos jinetes de la perdición? No cabe duda que, como en toda situación humana, cada uno tiene su parte.

En todo gráfico de tartas de las voluntad humana la suma hace la decisión que cambia destinos... Los directores de la función han jugado al capitalismo salvaje, los políticos a la ignorancia voluntaria o involuntaria, al abanico de actitudes cómplices.... Los peones de esta partida hemos seguido ciegamente a las sirenas de la perdición que nos han contado cuentos de vivir al día, consumo frenético, despilfarro y vida alegre abandonando en el camino nuestra alma de ciudadanía pagados con cincuenta monedas del cuento chino ciego. Los guardianes del silencio han cantado sus nanas, los trepadores han sembrado sus requiens del silencio.

¿Quien pagará las pérdidas de esta partida de sueños volátiles? ¿Quien cerrará las brechas?¿Quien curará las abiertas heridas?¿Quien soñará nuevos sueños?¿Quien los vendera a los herederos del infortunio?

¿Quién?¿Que?¿Por qué? Solo soy un soñador sin sueños, no tengo respuestas... ¿Las tienes tu?

Yo solo tengo una voluntad pobre, tal vez un camino nuevo que vuela sobre las aguas...

Dime ¿Quién eres tu? Tal vez juntos demos un primer paso, tal vez vivamos una nueva vida que aleje las estrellas del abismo de sueños rotos.

Atrevete a soñar conmigo y da un paso hacia el medio dia de la tierra firme.

5 comentarios:

Domingo dijo...

Los de siempre se han llevado hasta el polvo de las mesas y a nosotros sólo nos han dejado el polvo de los caminos hacia ninguna parte. ¿Hacia ninguna parte? Quiero creer que no y que todavía, allí arriba, allá a lo lejos, brilla una esperanza.

Marinel dijo...

Yo,soñaré junto a ti.Y junto a tod@s aquell@s que no quieran ver sus sueños rotos por mucho que lo intenten...
Y veo el cielo oscuro.Desolada miro el horizonte de oscuridad...y sin embargo a lo lejos una luz diminuta activa mi esperanza...
Queremos,y eso nos dará fuerzas.
O eso espero.
Un beso.

Julio dijo...

Como al final del Soliloquio de Segismundo en La vida es sueño:
Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Pero no dudéis ni un segundo que ningún político español conseguirá hundirnos, saldremos a pesar de ellos, la historia nos avala.
Se crearan nuevas empresas por el empuje individual de cada español, no por los políticos, nuevas industrias brotaran de las nuevas tecnologías, y estas aportaran nuevas empresas de servicios, y comenzará la cadena necesaria para que las aguas vuelvan a su cauce.
Que la moral no baje, un fuerte abrazo

CharlyChip dijo...

Algo habrá de cambiar y no podemos depender solo de las iniciativas del estado, empresarios y sindicatos.

Es momento de revisar que debemos cambiar en nuestra vida diaria, en las decisiones que tomamos cada día para cambiar el rumbo, aunque sea poco lo que podamos cambiar, será nuestro granito de arena.

Un saludo

Andrés Paredes dijo...

No quiero ni pensar la que nos espera...
Suerte que la esperanza es lo último que.... ¡Leches...! ¿Donde la he puesto?
Bueno..., cuando la encuentre me tomo una tila y a seguir tirando del carro.
Un saludo.