martes, 21 de abril de 2009

"El desamor"


Todas las despedidas suelen ser tristes y dolorosas, en el caso de la muerte de una persona, el adiós es definitivo y se siente una tristeza inmensa porque ya no se vuelve a ver a esa persona que se nos va de nuestra vida, como si con ella se fuera para siempre un trocito de nuestra persona.

Pero hay otras despedidas que también suelen ser dolorosas, sufriendo una agonía viviente por la persona que lo padece, como suele suceder en el caso del desamor, siendo así que se pasa de ser príncipe o princesa de ese amor para llegar, después, a ser nadie.

El desamor es una de las emociones más fuertes y dolorosas que una persona puede llegar a vivir, y que, todos más o menos hemos padecido en algún momento de nuestra vida, sintiendo por esa ruptura, un nudo de ardor en el estómago que no te deja comer, pero tampoco te deja respirar, es algo así como una especie de agonía viviente, en la cual, estás presente, pero que, en realidad, no lo estás, la mirada está perdida y ausente, y que cuesta mucho ponerse en pie para poder seguir caminando.

Todas las despedidas suelen ser dolorosas porque todas producen una rasgadura profunda en el corazón.


22 comentarios:

Sergio dijo...

Efectivamente María todos de alguna manera hemos pasado por la perdida de un amor o por el desamor y nos duele más cuando se da a temprana edad, yo solía irme al campo a llorar mi primer amor cuando lo perdí me pasaba horas llorando y sólo cuando se me pasaba regresaba a la ciudad.

Recordarlo me hizo sollozar.

Saludos

CharlyChip dijo...

Cuando nos comprometemos con alma y corazón entregamos una mitad de cada y, aun devueltos, cuesta tiempo volver a unirlos, a sentirlos de nuevo como propios.

Durante un tiempo sentimos extraña parte de nosotros mismos, es el rechazo que sentimos a reunir ambas lo que provoca el dolor, tal vez porque sentimos que el desprecio es la respuesta a lo que generosamente hemos ofrecido.

El reconocimiento de que tal vez hemos sido solo una mitad de nosotros mismos, de que nunca hemos sido completos, porque su mitad probablemente nunca fue nuestra. Hemos vivido compartiendo espacio con un cuerpo extraño.

De repente la soledad intrínseca de la condición humana nos golpea con toda su fuerza, si anestesia, sin paliativos... Perdemos la fe en la imagen que nos habríamos hecho de ella.

Solo los que desde un principio han admitido la verdadera naturaleza humana, sus púdicas y cobardes mentiras pueden no sentir dolor, tal vez porque jamás tuvieron alma, no la del espíritu posible que jamás tocó mi mano, sinó la de la idea del bien superior, para sucumbir al vertigo de la caida hasta los suelos de nuestra propia naturaleza.

Un beso

Camille Stein dijo...

el desamor puede llegar a ser un sentimiento tan vívido e incluso más fuerte que el amor que le precedió

son imponderables del destino

... la traición, la pérdida del afecto...

somos seres solitarios que de vez en cuando se rozan, para después volver a abandonarse

un beso, María

Marinel dijo...

Es ese vacío doloroso que desgarra el interior,dehabitándolo...
Puede que incluso sea como una pequeña muerte interna, que desprende un trocito de corazón que jamás vuelve a ser el mismo...
Sin embargo la vida continúa, y hay otros amores agazapados esperando su oportunidad y algunos llenan ese hueco, lo recosen y te hacen creer que la felicidad siempre existió...
¡Y me he quedado tan ancha!
Ahora en serio, mejor sentir desamor, que no haber sentido amor...¿no crees?

Marinel dijo...

María olvidaba dejarte un beso.

CharlyChip dijo...

Buena conclusión final Marinel

Besos

Domingo dijo...

A veces nos despedimos hasta de nosotros mismos, con eso te digo todo.

María dijo...

Hola, Sergio:

Asi es, duele mucho ese dolor interior en el corazón, es como una especie de duelo, que tarda en pasarse, yo también lo sufrí hace muchos años, pero la vida continúa, no se detiene, también el dolor se calma.

Un beso.

María dijo...

Charlychip:

El mundo de pareja no puede quedarse aislado, porque está compuesto por dos personas distintas, cada una con personalidad distinta proia y sus propios gustos y pensamientos, no podemos convertir una pareja en una y única persona, porque son dos miembros distintos, para lo cual, deben abrirse al mundo, para que la libertad no quede coartada para ninguno de los dos, ni que ninguno esté supeditado al otro, aunque los dos vayan con la misma dirección y compartan, cada uno debe ser libre para tomar sus propias decisiones sin dejarse influenciar por el otro.

Un beso.

María dijo...

Camille Stein:

Tú lo has dicho, somos seres solitarios, asi como independientes, nacemos siendo uno, por lo tanto, aún estando en pareja, debemos seguir teniendo cada uno nuestra propia personalidad, no somos exclusivos ni dueños de nadie.

Un beso.

María dijo...

Marinel:

Mejor haber amado, sentido y vivido aunque se haya sufrido por amor, que no haber amado nunca, y, aunque el desamor duele mucho, todo pasa, y nunca el dolor es igual que al principio, la vida continúa...

Muchos besos.

María dijo...

Domingo:

Pero a pesar de todo, las despedidas, siempre son tristes, todas.

Un beso.

Julio dijo...

Hola María, es verdad que duele, pero si se ama se vive, y cuando se ama es porque los amantes tienen su libertad, ya que de lo contrario no seria amor, principalmente por el que sienta amenazada su libertad.
Y después, al igual que florecen las plantas en primavera, se vuelve a encontrar el amor, y entonces de vez en cuando vuelve el recuerdo, pero solo eso, el recuerdo.
Un abrazo

CharlyChip dijo...

La devoción, la entrega, no coarta la libertad. Cada cual sigue siendo libre. El amor o el desamor no mata, cada cual evoluciona y encaja o no encaja en cualquier tiempo futuro. Si los caminos divergen, cada cual sigue el suyo y no tiene por que ser ningún trauma.

La falta de sinceridad, la presuposición de que uno puede tomar las decisiones por el otro, la sobreprotección manipuladora, la supuesta piedad de las mentiras, eso es lo que realmente mata el amor si es que alguna vez existió, cosa poco probable.

Eso es lo que le quita valor, lo que lo muestra su verdadera cara, un engaño. Eso es lo que te deja vacío. Descubres que has amado una imagen falsa oculta por egoismo mezquino.

La supuesta unidad no deja de ser al fin de cuentas una simple y no muy afortunada metáfora, nadie puede renunciar a su propia naturaleza y asumir otra.

María dijo...

Julio:

El amor dicen que es ciego, y el amor claro que siempre es vida.

En el mundo de la pareja, suele suceder, a veces, que uno de los miembros es más absorvente que el otro, más manipulador, más fuerte, más activo que el otro, y hay amor por parte de los dos, pero lo que pasa que uno es el que lleva el mando, el otro se deja llevar.

Un beso.

María dijo...

Charlychip:

No sólo en la relación de pareja, sino en cualquier tipo de relacion, la base principal, debe ser, sin lugar a dudas, la sinceridad, la transparencia, la claridad, sino existe todo ello en cualquier tipo de relación, sólo hay falsedad y engaño, y eso no puede llegar a ninguna parte en ningún tipo de relación, el cimiento principal de cualquier relación se debe basar, principalmente, en la sinceridad.

El amor también puede morir por muchas otras causas que tú no mencionas, como por ejemplo, la falta de motivación, de ilusión, la rutina..., aunque cada pareja es un mundo distinto, pero desde luego, la anulación por parte de uno de los miembros, es una de las razones.

Debemos intentar respetar siempre a la pareja, respetando y compartiendo sus ideas, sus gustos personasles, y no dejándole anulado, porque cada persona tenemos gustos distintos, y porque se esté en pareja no quiere decir que tengas que renunciar a tus gustos personales o a tus ideas.

Un beso.

Libertad dijo...

Mi querida María, así es, lo explicas perfectamente. Todo son pérdidas, el desamor hace morir algo bello vivido, por eso se asemeja a la muerte de un ser querido y también debe pasarse "un duelo". Gracias por tu reflexión.
Te dejo un abrazo.

María dijo...

Hola, mi bella, Libertad,

Encantada de que estés aquí tan cerca, me llena de alegría que estes mucho mejor, te agradezco mucho tu comentario.

Hay muchas clases de pérdidas, y todas, todas, duelen mucho, y sólo es el tiempo el único amigo para poder suavizarlas.

Un abrazo.

LOLA dijo...

SI!!ES TAN DOLOROSO!!A mi me ayudó mucho el libro de bucay el camino de las lagrimas,habla de toda clases de pérdidas...
UN BESAZO

María dijo...

Hola, Lola:

Hay libros que auto-ayudan un montón para circunstancias de todo tipo, en este caso, para el de las pérdidas a ti te ha ayudado uno de Bucay.

Yo me acuerdo que a mi me ayudó uno mucho, uno que se titulaba: "Duérmete mi niño", pero no me acuerdo de quién era, porque no te imaginas qué noches nos daba la niña, y me sirvió de gran ayuda cuando seguí los consejos que allí se daban.

Un beso.

impersonem dijo...

Sé lo que se siente tras la pérdida de un ser querido... terrible... tal cual tú dices... un nudo en el estómago y otras sensaciones indescriptibles...

En el amor he tenido mucha suerte hasta la fecha y espero que continúe la cosa así...

Besos.

María dijo...

Hola, amigo, Impersonem:

Ese dolor que se siente por perder a alguien importante en nuestras vidas, es terrible, menos mal que es el transcurrir del tiempo el que nos ayuda a ir superándolo.

Me alegro mucho que tú nunca hayas conocido el desamor en ningún momento de tu vida, porque duele tanto como la otra pérdida.

Muchos besos, amigo.