jueves, 23 de abril de 2009

Locura de amor.

* Os dejo aquí, el relato con el que he participado este mes, en el "Reino Comansi". El tema que nos propusieron era: AMOR IMPOSIBLE.
Espero no aburriros.

La vida nos depara sorpresas a cada vuelta de esquina, en cada recodo del camino nos puede salir al paso una situación controvertida e inesperada. Ella podía dar fe de ello. No dudaba ni por un segundo que cualquiera que escuchara su historia, la tomaría por una mujer descentrada, inequívocamente perturbada.

Sonrió para sí. No le importaba en absoluto lo que el resto del mundo pudiese pensar sobre esa vivencia particular y exclusiva, que a otros ojos pudiera ser síntoma de locura. Sólo se sabía perdidamente enamorada y eso era más que suficiente para ella.

Viajaba por el ancho mar. Su mirada perdida en el horizonte azul y hermoso, donde la línea divisoria entre el cielo y el mar se difuminaba hasta desaparecer. Un sol intenso dejaba reposar sus rayos en la inmensidad marina. Un brillo reluciente salpicaba la superficie cuajándola de estrellas diurnas y acuosas. Se marchaba con sus maletas cargadas de sueños, sus pertenencias mundanas, y su amor en un rincón de una de ellas.
Lo llevaba con la intención de mostrarlo al mundo. Allá donde ya habían solicitado su presencia y donde no.
Lo adorarían, estaba segura de ello.
Jamás; sentirían la idolatría que ella hacia ese ser perfecto que la hacía sentir como nunca, como nadie la hizo sentir…
Recordó entre suspiros los días de cansancio infinito cuando sumergirse en el calor de un baño perfumado era su prioridad…

…La puerta se abrió dejando paso a una visión embriagadora. La bañera exhalaba vapores aromáticos. En su superficie, reposaban pétalos de flores encarnadas. Se podía observar pequeñas manchas aceitosas, que no eran sino una promesa acariciante para su piel. El entorno al lugar donde sumergiría su cuerpo, estaba iluminado por velas blancas, única luz de la estancia. Una ligera brisa penetraba por la abierta ventana. Una voz varonil, tras ver su mirada
prendida en el ambiente, rompió el silencio:
-Lo necesitabas, ¿verdad?
El relajante baño dio paso a un encuentro pausado en principio, y pasional después, de dos seres amándose hasta absorberse.

Los días pasaban, y la mujer ansiaba el regreso a casa. Amaba profundamente a ese hombre que la hacía sentir mujer de los pies a la cabeza. Ya no había escondites en su cuerpo sin ser descubiertos. Palabras amorosas que sus oídos no hubiesen escuchado, sentimientos y sensaciones que no hubiesen experimentado.

Mantenían largas conversaciones, unas trascendentales, otras risueñas, otras en silencio…
Sintió que el día se acababa y un sentimiento perezoso se le instaló. Miró por el gran ventanal el paisaje agreste del descuidado jardín, al que había relegado al olvido. Una niebla mortecina se había aposentado en el ambiente, haciéndola sentir desasosiego. La perspectiva de que aquel amor pudiera romperse, la atemorizaba en extremo.

Sin embargo, era consciente de que tenía fecha de caducidad próxima. O quizá no…

Sentó su envarado cuerpo en la silla, mientras aferraba con ambas manos la pantalla del ordenador. Sus dedos eran reacios a ponerse a trabajar.
Quedó embelesada mirando las letras que emergían de la pantalla, su tez marfileña, era ahora de una palidez extrema.
Posó sus manos temblorosas en el teclado y comenzó su tarea.
Le parecía sentir su aliento en la nuca, sus dedos bajando por su espalda desnuda, sus labios en su oído…y todo fueron sensaciones que comenzaban a evaporarse conforme sus dedos tecleaban…

Jamás vio su rostro, mas, lo tenía grabado a fuego en su interior. Nunca escuchó su voz, pero sabía de cada una de sus entonaciones. Su piel le era extraña, pero conocía a la perfección cada pliegue de ella, cada imperfección.

El final había llegado inevitablemente. Una ignota sensación de abandono la pobló al acabar aquel libro que había escrito durante meses, y en el que había dado vida a un hombre sin parangón, un ser hecho a la medida de su romanticismo, de su deseo desbordado a que la amasen de la misma manera que ella deseaba hacerlo…

Fue como un chispazo de pólvora a punto de hacer estallar todo lo que hubiese a su paso.

Nunca lo dejaría escapar.
Publicaría ese libro y acompañaría a su amado allende los mares. Lo mantendría resguardado para sí misma, a pesar de saber que con el tiempo habría otras mujeres que sentirían en sus carnes, en sus mentes, en sus corazones, todo lo que él podía ofrecerles…Sin embargo…
Ninguna de ellas sería tan suya como ella.
Ninguna…

18 comentarios:

Camille Stein dijo...

amada creación
la que desde la propia fantasía
colma los huecos de una soledad aceptada

amante perfecto, construido para ser rememorado

... amor no tan imposible


muy bello, Marinel

un beso

Domingo dijo...

Somos seres imperfectos por naturaleza, por definición, pero yo siempre digo que el amor nos hace mejores porque nos saca de nuestro ensimismamiento para proyectarnos en el otro. Desprendernos de nuestro natural egoísmo ya es iniciar un camino de perfección.

Paco Bailac dijo...

Saludos. Interesante trabajo... le dejo unos pétalos de bugambilla para su alma.

paz y emancipación


pacobailacoach.blogspot.com

CharlyChip dijo...

El poder de la creación es inmenso, una experiencia. Requiere conocer el entorno, a uno mismo con sinceridad sin límites...

Bonito relato

Besos

CharlyChip dijo...

Bienvenido Paco, gracias por tu visita. Interesante tu blog, creo que lo visitare a menudo.

Un cordial saludo

María dijo...

Bella locura de amor, explosión de pólvora, sensaciones multicolores, todo un bello y brillante relato que compartes con nosotros y que desde aquí va mi aplauso para ti por escribir tan tan bonito.

Un abrazo, bella, Marinel.

María dijo...

Se me olvidaba el aplauso, allá va para ti...

¡¡¡¡PLASF PLASF PLASF!!!!!

Y más besos.

Julio dijo...

Hermoso relato, el mundo de la fantasía nos permite crear personajes con su idiosincrasia, y como dice Camille: ....amor no tan imposible

Un abrazo

toñi dijo...

Un bello relato lleno de amor.
Tu sensibilidad es inmensa.
He disfrutado mucho leyendolo

Un beso libertad

Marinel dijo...

Camille, visto tal y como lo dices,pues es cierto...no lo había pensado.
Un amor así puede estar al alcance de la mano,ciertamente!
Gracias.
Un beso.

Marinel dijo...

Domingo, lo bonito que tiene el amor es esa parte altruista y generosa,en la que un ser piensa en el otro antes que en sí mism@.
Besos.

Marinel dijo...

Paco, muchas gracias por esos pétalos de bugambillas para la paz interior.
Hace muchísimo que no te visito.Prometo hacerlo en breve.
Besos.

Marinel dijo...

Charly, la imaginación no tiene límites, es infinita. Y no siempre es imprescindible conocerse para adentrarse en ella,pero sí es cierto que se puede un@ conocer si se introduce de lleno y luego se es capaz de observar lo que ha producido junto a ella...
Besos.

Marinel dijo...

María, estoy descubriendo que tienes un mucho en común conmigo,jajaja
Eres de un espontáneo jubiloso, que provoca sonrisas...
Muchas gracias,linda.
Besos.

Marinel dijo...

julio, es lo primero que se me cruzó por la mente al saber el tema que tocaba.
Y claro la imaginación, está siempre dispuesta a inventar mundos paralelos e imposibles...o no...
Besos.

Marinel dijo...

Toñi, gracias por tu comentario.
Siento decepcionarte,pero sólo soy Marinel...
No obstante, el que me hayas comparado, ya es un logro por mi parte.
Gracias.
Besos.

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Imposible aburrirse, con tan buena literatura.
Gracias.

saludos

Marinel dijo...

Eva, muchas gracias por dejar tu comentario.
Y gracias también por no aburrirte con mis cosas.
Un beso.