miércoles, 24 de junio de 2009

LA ALEGRIA DE MI CASA VUELVE




LA ALEGRÍA DE MI CASA VUELVE

Hoy es un gran día para mi familia, me han confirmado que mi niña Dzyana viene este año de nuevo, para poder seguir con su saneamiento de la maldita radiación, si radiación, porque mi niña es una de las muchas criaturitas afectada por el desastre nuclear de Chernobyl.

Es una niña que nos ha enseñado de nuevo a darle valor a las cosas insignificante como una botella de plástico o incluso una bolsa del mismo material, es una niña al igual que todos los niñ@s que vienen de un país parecido a lo que fue España en la postguerra, un país de carencia de casi de todo hasta de lo mas importante del cariño de unos padres, mi niña vive con sus abuelos junto a su hermano Ilyan que es dos años mayor que ella, que en la actualidad tiene ya 12 años, como pasa el tiempo el primer año que vino tenia 7 añitos recién cumplidos, estoy deseando verle su carita y tenerla entre mis brazos.

El año pasado se llevo una agenda y me hizo que le escribiese el nombre de mi mujer como el de su madre y el mío como padre además de mi nº de teléfono para enseñárselo a su profesora y decirles que ella también tenía padre, que me llamase por teléfono.

Bueno ya os he presentado a mi niña ahora explicare el motivo de mi alegría.

En su país como es normal en un país en el que manda un dictador, su presidente se ha sacado un decreto de la manga (el famoso 555), este es el numerito dichoso, por el cual los niños mayores de 14 años no pueden salir del país para sanearse (antes era hasta los 18 cumplidos) ,y los menores de 14 tan solo tres años seguidos al mismo país, para que los niños no creen lazos de afectividad con las familias de acogidas.

Que presidente más Iluso, no sabe que los lazos se crean desde el primer año.
Este año se ha conseguido por mediación de asociaciones, el cónsul de España en Moscú y el ministro Moratinos, que ha intervenido directamente en este conflicto, además de un órdago que ha salido bien (o es un milagros), porque se ha dicho desde la Federación Española (sin contar con los padres, lo cual creo que es un fallo muy grande) que venían todos o ninguno. Esto es como el que adelanta en un cambio de rasante, que puedes joder al que viene por su sitio y no tiene culpa de nada, en este caso los menores de 14 años.

Pero en fin, la jugada ha salido bien y el día 8 de julio tendremos a nuestros hijos bielorrusos con nosotros.

EL AÑO QUE VIENE SERA OTRA LUCHA NUEVA

Miguel Expósito Hernández

6 comentarios:

CharlyChip dijo...

Me alegra saberlo Miguel. Es pena que haya que recurrir a medidas salomónicas para imponer el sentido común...

Espero que de un modo u otro podais seguir ayudando, particularmete en vuestro caso, que te ha costado establecer los lazos, pero se ve que cada nuevo encuentro se fortalecen.

Un abrazo

Julio dijo...

Mi más sincera enhorabuena.
Un abrazo

La Zona Mileurista dijo...

Me alegro mucho Miguel.
un saludo.

TRASPLANTADO dijo...

gracias a todos

Marinel dijo...

Qué bonito es esto de que hablas.Y lo es,porque se te nota el profundo cariño que le tienes a tu niña.
Es de admirar lo que hacéis por esos niñ@s que tan necesitados de amor están.
Pero creo que la felicidad que produce, supera cualquier obstáculo,¿verdad?
Me alegro mucho de que todo vaya resolviéndose y para bien.
Besos.

Paco dijo...

Miguel que alegria mas grande , tu lo has dicho son la alegria de nuestras casas.