viernes, 3 de julio de 2009

Carta a mi enemigo

No lloro, no. No rías que no lloro.
Quizá, sea el sudor de correr tanto mirando a todas partes y no verte; el susto de pensar que hoy no me he escondido y puede que hayas vuelto a perseguirme, la duda que se acuesta cada noche junto al vértigo que cabe entre mi esposa y mi tumba... La pena de los ojos de mis hijos, si no vuelvo.

No estoy llorando, no, aún no rías.
Es la saliva que desborda en mi garganta cuando ciñes mi cuello y te lo juegas al humor con que te hayas levantado, la presión de los golpes en la cara, las patadas en suelo y dar gracias a Dios por seguir vivo; es la rabia de lo absurdo que se vuelve todo cuando llega la estúpida ilusión del fanatismo, y no quiero matarte aunque pudiera...

No, no, ¿no ves? no estoy llorando.
Será que le apuntaste la dirección de mi nuca a tu bala favorita, o le contaste el último latido que concedes a tu bomba traicionera; será que coleccionas muertos como chapas de cerveza, y ya cuentas con la que te faltaba; será que casi eres invencible, un dios tirano que mata si no yerra, un tío grande que no tiene conciencia… Tal vez, el fallo de la especie, el último eslabón de nuestra identidad humanitaria, la causa impía de que el amor no exista mañana, la única razón por la que no me importaría que lo hagas…

Bueno, quizás sí llore un poco, sí.




Free Image Hosting at allyoucanupload.com

6 comentarios:

María dijo...

Una carta muy original, envuelta en versos.

Lloremos cuando sintamos esa necesidad, yo siempre lloro por cualquier tontería, hasta para reir.

Por llorar no quiere decir ser más débil que los que no lloran, lo único es que, unos se desahogan de esa manera, como otros de otra, igual que unas personas hablan más que otras, pero por no ello no quiere decir que se sienta más o se sienta menos.

No intentemos guardar en nuestro interior lo que queramos desechar fuerza, por temor a ser vulnerable y que los demás se rían de nosotros, ¿qué mismo da lo que piensen? de todas formas, todos tendrán algo qué decir de lo que sea.

Un beso.

sara dijo...

Que bonito escribes!!

Besoss

Sara

CharlyChip dijo...

Tal vez la niebla del alma se desvanezca mañana, tal vez entre las lágrimas germinen las semillas de la aurora, tal vez...

La luz y la sombra luchan por el territorio del miedo, quien para derribar muros, quien para levantarlos...

En mis sueños vuelo sobre las nubes, no conozco más fonteras que las balas asesinas del lobicordero vestido de ardor patrio, las murallas del político que ahogan en papel la justicia, las cadena del alma del esclavo disfrazado de servidor divino que siembran la niebla en los amaneceres claros, las sonrisas taimadas del mercader de sueños que me vende el aire que ya es mio...

Para la vida, para la muerte, sueño...

Dormido o despierto agito mi atrapasueños con el alma y los brazos abiertos de par en par mientras mis pies caminan, mientras mis manos ganan terreno al vacio...

Tal vez mañana salga el sol Segis, tal vez mañana... Entre tanto toca sembrar la larga noche con estrellas...

Un abrazo

Marinel dijo...

Segis, impresionante escrito.
Un merodeador que se cierne burlón sobre la vida...
Alguien que agazapado espera tu derrota, tu estallido en llanto desolado...
La muerte...el miedo que la acompaña...
Y la valentía de plantarle cara, de volverte iracundo...
Y ese final donde la presentas cual macabro coleccionista que sin piedad amontona seres inertes, cual banda armada y terrorista...
Bufff, me ha gustado muchísimo, de verdad te lo digo.
Igual es erróena mi interpretación...si es así, es lo que me ha inpirado tu texto.
Besos.

Segis dijo...

María,

Gracias por detenerte en esta carta. Sí, lloremos cuando sea preciso; pero no es llorar el problema, sino por qué se llora (y no debería hacerse jamás).

Sara,

No creas, lo que pasa es que, a veces, sale algo mejor.

Charlychip,

Talvez, y talvez, mañana ya sea demasiado tarde; y en cualquier caso, no saldrá nunca para sobre quienes se ciñó el sueño impuesto a bocajarro... ¡Pero qué más da, si no podemos hacer otra cosa que soñar y temer!

Marinel,

Exactamente es esa la interpretación adecuada ¡Lástima que a "ellos", no les guste tanto!

Muchas gracias, por vuestra visita y comentario, María, Sara, Charlychip y Marinel

Julio dijo...

Segis, tal vez fallo de la especie, banda armada, suma de individuos sin alma que amontonan seres inertes, coleccionistas del terror.
Un abrazo