miércoles, 13 de enero de 2010

El Desayuno

Quizás sea el mejor momento del día ese café con leche, su media tostada de pan con tomate, aceite y su pizca de sal, entrando el sol por la ventana y acariciado por una adecuada suave música, y entonces; dejar la mente a su libre albedrio, que te lleve del recuerdo a la nostalgia, del amor a la ternura, de los amigos de la infancia que no has vuelto a ver , a la torpeza en la conquista por entonces , de aquel 4ª curso de bachiller, pasando de D.Teo, el mayor cafre que tuve como profesor, no quedamos ninguno de sus alumnos sin marcar físicamente, a la directora que nos daba ciencias naturales y que se dejaba la vida explicándonos físicamente aquel esternocleidomastoideo del que desconocíamos su existencia hasta entonces, con sus vigilancias en los exámenes, llegando su obsesión a subirse en la mesa para mejor control, pero que nos tapaba las trastadas, o aquel profesor de latín o la profesora de francés que nos hicieron amar los libros y el lenguaje, aunque no consiguieron que aprendiéramos ni latín ni francés.

Tras el último sorbo de café, la última calada al cigarro, y vuelta a la realidad, el día comienza.

Un abrazo

Julio

8 comentarios:

CharlyChip dijo...

El café siempre es un buen momento para relajarse.

Un abrazo

Domingo dijo...

Yo soy muy cafetero y hasta que no me tomo mi primer café del día no soy persona. ¡Je,je,je!

Julio dijo...

Hola charly, una vez tomado el café vamos a por el día, que digo el día, el mes, que digo el mes, el año.
Un a brazo

Julio dijo...

Domingo, siempre es buen momento para un café y una buena tertulia con amigos.
Un abrazo

LOLI dijo...

La de cosas que te hace el café,jajajaja.Bonitos recuerdos ;)

UN BESAZO

Julio dijo...

Loli, el momento del desayuno es para mi el momento de tranquilidad, donde todo puede esperar, donde se puede hablar con tu pareja o dejar tu mente a su aire.
Un abrazo
Julio

jalapa dijo...

Me haces revivir mi desayuno, es el momento, el que mas me gusta del dia ¡que rico!!
Saludos

Julio dijo...

Jalapa, que buen momento.
Un abrazo