miércoles, 12 de mayo de 2010

Ley, propósito y realidad

Desde A Coruña, para quien encuentre mis palabras y reflexiones perdidas en la red de redes.

Dicen que un día existió un recurso previo de inconstitucionalidad, yo lo creo, de hecho lo se, y lo defiendo, como al mismo Tribunal Constitucional.

Creo, a pesar de que a veces las evidencias parezcan desmentirlo, en la existencia de la cordura, aunque no siempre gobierne nuestra humana naturaleza.

¿Quien mejor que el juez para interpretar la Ley? El conocimiento de la letra y del espíritu, de la jurisprudencia y la experiencia de la vida, si son la vía de ascenso en la judicatura, cualifican a quienes ocupan sus más altos cargos y jerarquías para dirimir las disputas entre los grupos políticos con respecto a si una norma se atiene a la letra y el espíritu de la Constitución. Pueden aportar lo que a veces la política no aporta, temple y racionalidad.

No voy a entrar en quien pone y quien quita, tampoco en el porque... El caso es que quienes ejercen poder o influencia requieren para su tarea de "servicio" unas características que no siempre tienen... Quizás por eso existe la limitación de poderes, de legislaturas... También la separación de poderes.

No hay norma perfecta, solo quien la crea, la administra, la sufre como sujeto pasivo, asistido por los entendidos, es quien la lleva de uno a otro extremo de la escala con su recta o torcida intención.

6 comentarios:

El Fotógrafo dijo...

Hola Charly.
No me gusta que la ley se "interprete" porque los "entendidos" discrepan, a veces, con el sentido de igualdad y justicia de los ciudadanos sensatos.
Un abrazo.

CharlyChip dijo...

Quizás a los ciudadanos sensatos no les haga falta quien dirima sus diferencias, pero a los políticos muy a menudo les hace falta una solución salomónica.

Un abrazo

Marga Fuentes dijo...

CHARLY
Mucho tiempo sin aparecer por aquí.
Mucho tiempo sin saber de ti.
Si te apetece, he subido un tema a mi blog, sólo si te apetece pasa por mi casa a tomarte un vinito.
Un beso y un fuerte abrazo,

marga

CharlyChip dijo...

Hola Marga, siempre apetece leer, escuchar... El caso es que las cuestiones de familia, en particular de los hijos me ocupan últimamente demasiado tiempo. Tengo demasiada gente conocida en los blogs y a menudo apenas puedo más que dedicarles el tiempo de la primera exploracion...

No hace falta el vinito para visitarte, pero se agradece el detalle ;-)

Un beso

Domingo dijo...

El sistema, como los hombres que lo componemos, es imperfecto. Es fiel reflejo de lo que somos. La pregunta es: ¿podemos mejorar? Sí, por supuesto. ¿Existe voluntad de mejora? Aquí ya no creo que hubiera unanimidad en la respuesta.

CharlyChip dijo...

Hola domingo:

Al menos podemos educar a cada cual para ejercer bien su función y esperar con fe que quien decida si es apto técnica y psicologicamente obre al menos de buena fe.

Lo demás esta en manos de dios o del diablo segun los casos.

Que tal si empezamos a educar a nuestros hijos para ser las mejores personas..., pero sin ingenuidad eh¡¡ que a la naturaleza humana la carga el diablo..., no alentemos que nadie se la coma cuando aun está verde, que eso solo puede dar lugar a una doble indigestion.

Un abrazo