martes, 22 de septiembre de 2009

A.M.O.R.


Vivimos en tiempos de trajes chaqueta, petróleo y chalets con piscina. Competimos por el coche más grande, el móvil con más lucecitas y la televisión más plana, inmersos en un mundo donde el dinero se ha convertido en la piedra filosofal. Pero el dinero es cosa, es inerte, es vacío, y como tal, solo genera y promueve la ausencia de sentimientos. Regidos por algo así, el resultado lo vemos a diario, codicia, avaricia, egoísmo y una lista interminable que obliga a aumentar el número de pecados capitales y reduce a cero las esperanzas de mejoría.

Hoy vengo cargado con la bandera del amor, dispuesto a romper una lanza o lo que haga falta por el cariño y la pasión, por el vivir compartiendo y por el vivir por alguien, que no por algo, por el disfrute de lo tierno y la búsqueda de lo eterno, por vivir, y sentirse vivo, ambas con mayúsculas. No vengo con el romance de las telenovelas de las cuatro de la tarde, ni con el de los osos amorosos, ni siquiera con el amor libre promovido por los hippies, vengo con el amor por una persona, con la lucha por alguien, con esfuerzos y recompensas, con superación, y con sentimientos convertidos en gasolina. Vengo con el deseo, con el placer, con el calor humano, con días soleados, y con la palabra ‘especial’ como adjetivo para unos ojos; vengo cargado de sensaciones y de energía gratuita sin facturas, de películas para dos, y de palomitas compartidas. Hoy quiero mostrar que este mundo merecería mucho más la pena si una sonrisa fuese más importante que las hectáreas de una parcela, si la fuerza del corazón tuviera más adeptos que los caballos de potencia, y si las manos se juntaran sin importar el tamaño de las cuentas corrientes. Amar es vivir por un alguien con nombre y apellidos, es pelear por un proyecto, es superar dificultades, es solucionar problemas con la felicidad como premio, es el empuje de los sentimientos, la búsqueda de miradas con brillo, de sueños hechos realidad y de ilusiones cumplidas.

Nada de pecados capitales, nada de vacíos, ni nada de 'cosas', simplemente amor, la fuerza más poderosa que poseemos, y la más beneficiosa para todos, energía infinita que pinta el mundo de colores llamativos y que hace que levantarse cada día sea un placer, y no una obligación.

7 comentarios:

LOLI dijo...

Ains!!!cuanta razón tienes!!!!

"Hoy quiero mostrar que este mundo merecería mucho más la pena si una sonrisa fuese más importante que las hectáreas de una parcela" PRECIOSO!!

OLE Y OLE!!
UN BESAZO

CharlyChip dijo...

"Simplemente amor, la fuerza más poderosa que poseemos, y la más beneficiosa para todos, energía infinita que pinta el mundo de colores llamativos y que hace que levantarse cada día sea un placer, y no una obligación".

Me ha gustado la frase, que mejor motivo que el hecho de que "pinta el mundo de colores llamativos y que hace que levantarse cada día sea un placer, y no una obligación".

Un cordial saludo

Domingo dijo...

Yo, en mis tiempos escolares, tenía una profesora de Literatura que se llamaba Amor. Ese nombre sí que debe pesar de tan grande y hermosa como es ésa palabra que todos buscamos y que no todos encuentran, así que sigamos buscando (y encontrando, a ser posible).

Alondra dijo...

Plas, Plas, Plas!!!!! son aplausos jajajaja, vamos a tener que poner emoticons...
Amor es sonreír, es decir: gracias;te quiero, por favor. Tener un poco de paciencia, dar por el placer de dar... tantas pequeñas cosas por las que podríamos empezar.
Me gusta esa bandera, me uno a la causa.

Anónimo dijo...

"Microchip-666".

María dijo...

AMOR ESA FUERZA... que emana desde nuestro interior

que transmte tanta vida...

que nos da tanta energía...

que nos hace estar vivos...

Un beso.

Joseluinik dijo...

Amor es la fuerza que debería guiar todos los movimientos de la humanidad, el amor por uno mismo y por los demás.

Gracias por vuestras pinceladas.