sábado, 7 de marzo de 2009

El sueño, el despertar y el silencio

Volar dulces cometas del alma en salobres aires marinos de espuma bordada para vestir a la luna.

Amanecer de un sueño a un baño de luz de fresca mañana con una corona de cálidas lanzas de vida radiante.

Respirar, vivir,... apartando a un lado, con mano imaginaria, las sombras que a la condición humana siempre carga sobre su espalda eternamente arqueada.

Padre de luces y sombras, aparta de mi este cáliz y dejame volar a donde el silencio apaga las mil voces que reclaman mi alma desde la tierra que mis pies hollan.

---------------------------------

P.D.: A veces las palabras no asoman, se muestran tímidas o recalcitrantes, otras veces asaltan mi alma en imparable torrente que escapa a todo cauce que mis ateridos dedos puedan darle, solo cuando fluyen acordes con el cauce que puedo prestarles llenan mis manos sin desbordar mis dedos...

Estas son palabras que vinieron a mis dedos leyendo el penúltimo post de Marinel. En su isla siempre encuentro la calma que modera las tormentas de mi alma.

Un beso para ti como siempre.

3 comentarios:

Domingo dijo...

A mí no me dices cosas tan bonitas, amigo Carlos. Mira que voy a coger celos, ¿eh? ¡Je,je,je! ;) Por esta vez te perdono, porque Marinel nos inspira a todos. :)

CharlyChip dijo...

Normalmente escribo lo que me inspira lo que leo... La actualidad, la economía y la política no dan para ponerse poeta jajajajja

Marinel dijo...

Pero oye!!! y yo sin ver esto...¡ayns!
Pero qué preciosidad Carlos.
La verdad es que por nada del mundo hubiese pensado jamás que mis letras inspirasen a nadie a escribir poesía.
Me satisface muchísimo esto, en serio te lo digo.Yo, que adoro la poesía,pero soy una negada para hacerla, me siento feliz de que al menos alguien poetice tras leer algo mío.
Gracias con el corazón.
Y mis besos,jajaja